SIN TROMPO DE PONER

SIN TROMPO DE PONER
COMPRA TU LIBRO AQUI PULSA
Loading...

OJOS LLENOS DE ABRIL

OJOS LLENOS DE ABRIL
PULSA LA IMAGEN PARA COMPRAR

SIN TROMPO DE PONER


"Los escritos de Paul Paniagua subliman el espíritu, conquistan la alegría, y nos hacen ver la vida con humor y optimismo... Desde el título, Paul Paniagua nos penetra en un espacio lúdico, inspirado en los juegos de trompos. Para el autor, el texto es una métafora de la vida.Es un liSbro original que atrapa al lector.. Estos textos hiperbreves no se pueden leer con el ceño fruncido, sino una una amplia sonrisa. " Dra. Mara L. García BYU

"Mis textos descubren el misterio de la vida, las cosas, y aún hasta en una toalla vieja o inodoro cualquiera, se desenmascara la ocasión de reír y llorar. Espero que mis textos enseñen a enfrentar la vida sin miedo; no hay razón para no ser feliz en ella. No hay excusa para no serlo ni trompo de poner alguno que tenga que pagar por nuestras culpas". Paul Jr Paniagua


SIN TROMPO DE PONER



EL INODORO


El inodoro irrumpe en protesta. Se estremece de llanto. No acepta su terrible destino. Solloza. Traga de todo. Anticipa saldar cualquier cuenta pendiente. No se da por vencido. Sufre acoso moral. Le resulta absurdo contemplar el suicidio. No se acobarda. Sigue de pie resoluto.


Tuesday, December 27, 2011

INSOMNIA



No puedo dormir
No me sabe a dormir
No siento dormir
En un mundo que
no exhibe ventanas
para escapar  en tu búsqueda
en un salto infinito.

Paul Paniagua
Copyright  2011
Hay una Sirera




MI LIBRO YA ESTA DE VENTA SIN TROMPO DE PONER
http://bookstore.palibrio.com/Products/SKU-000451175/Sin-trompo-de-poner.aspx

RAPSODIA EN CLAVE DE SOL




Me es tan doloroso seguir
bebiendo a esta altura
Un abismo
¿Pero qué abismo
en rapsodia exquisita
no se ahoga en su síncope
hilvanando una conga a destiempo?
Aún me saben sus besos
Aún me saben sus notas de un sol
dibujando un amor en sus teclas
Beber un abismo me duele
No sentir amor ya más por nada ni nadie
Me duele, nos debe doler
¿No crées?
Seré una luna de roca enterrada hasta el cuello
en su espasmo en un cementerio de cuerpos celestes
No habrá nada más qué hacer
sino exhumar tu recuerdo en su olvido
Arrancarte tus ojos de cuencas profundas
con todo y raíces
Será imposible

http://bookstore.palibrio.com/Products/SKU-000451175/Sin-trompo-de-poner.aspx
Paul Paniagua
Copyright 2011

Monday, December 26, 2011

HACIA EL UNO POR CIENTO



Los presupuestos familiares generan disputas aun en las festividades navideñas. El prepararlos causa insurreciones civiles en los hogares frugales: confragaciones eternas. El desprecio por ellos nace del fracaso y de la falta de temple y autocontrol de quienes los administran y de aquellos a quienes subyugan. Se dan cita voluntades hostiles que se hacen presentes y causan discordia. Las mujeres y amas de casa detestan los presupuestos por rigurosos, y por ser enemigos declarados de los excesos como los vestidos negros o azules o rojos color escarlata de gala, colecciones enormes de finas zapatillas de todos colores, joyas preciosas, carros de lujo, etc. Los hombres tampoco toleran las medidas de austeridad que éstos arrastran consigo. No se diga cómo afectan los gastos personales como la adquisición de nuevas guitarras de colecciones exclusivas, o una televisión de alta definición 3D, carros deportivos, corbatas de seda, etc., que nada tienen que ver en teoría con los gastos discrecionales para el uso de la empresa familiar. Por eso, el implementar un presupuesto requiere firmeza, justicia, ecuanimidad, exactitud y; por supuesto, ética profesional. Los presupuestos no discriminan, tratan por igual al rico y al pobre y son ajenos al género sexual, entre muchas otras cosas. Los presupuestos no toleran el libertinaje y se inclinan a favor de la mesura y el sentido común. No son fáciles de adoptar para los que viven en la mentira. Los presupuestos dicen la verdad. Ellos son tu vivo retrato autobiográfico. Revelan tus secretos más íntimos. La quiebra es el resultado de la indiferencia presupuestal; y la prisión, la condena para los deshonestos que robándole al inocente saldan sus deudas y defraudan a la nación. Los que viven dentro de sus propios medios, comen camarones y caviar; compran regalos navideños y salen de vacaciones en el verano. El presupuesto familiar no miente; siempre expone el desperdicio y el despilfarro. El presupuestar es práctica sana digna de fiel emulación. Los presupuestos no se ignoran; se adoptan con cordura y disciplina. Con el tiempo se modifican para darle frente a la eliminación de deudas en forma acelerada. Bien llevados, son cuernos de la abundancia. Los buenos presupuestos meten gol.
De Venta
http://bookstore.palibrio.com/Products/SKU-000451175/Sin-trompo-de-poner.aspx




Friday, December 23, 2011

LA COLA


La cola es un genuino experimento de equilibrio para mitigar la ineficiencia y el desorden. Aparece principalmente en los hospitales y oficinas de gobierno, o en las calles de la ciudad entre puestos de dulces, periódicos, carnicerías, tortillerías, supermercados y carritos de perros calientes. La cola se extiende interminable a través de la ciudad entre calles secretas y montañas; crece entre nudos Gordianos y giros imprevistos agregándose a otras. Se forma de eslabones perpetuos que atrapan a todos.
La cola se vuelve divertida en los parques de diversiones y las playas. Es un fenómeno elusivo de blusas pasteles, blancas, camisas almidonadas y playeras; trajes de gala cuando se tramitan licencias matrimoniales tardías. La integran pugilistas, fotógrafos, gimnastas, periodistas, futbolistas, roqueros, luchadores, alpinistas, amas de casa, escritores y gente común y corriente. Hay estilistas y peluqueros que comienzan sus escuelas de belleza con los que integran la misma cola. Hay grandes empresas que se han originado en la espera y modelos que ahí comenzaron sus carreras artísticas; también hospitales y prósperas funerarias. No se diga circos y conciertos de rock que, aprovechando el público presente, emprenden sus negocios. En la cola hay perros chihuahuenses e hipopótamos formados en la línea al lado de sus dueños como en el circo; no hay cocodrilos ni leones, para evitar alguna tragedia.

La cola parodia al burócrata inepto. Se usó como recurso en la revolución mexicana para fusilar a los pelones y en Francia, en el camino a la guillotina. Pero, es también una trampa fatal para aquellos que, llegando por fin a la ventanilla de servicio al cliente, olvidan el propósito por el cual se agregaron a ella. La tortura es el merecido castigo para aquéllos que se cuelan en la cola, o para los coleros quienes hacen cola por otros para beneficio propio sin respetar el derecho de los demás; o para aquéllos que muestran desdén por este guiño burocrático.
La cola favorece el comenzar un romance con alguna chica o chico despistado en alguna cámara secreta, unificar un pueblo; y así, asegurar la supervivencia de la especie humana. Ha habido intentos irresponsables por abolirla o desacreditarla, asignándole números a los afectados o fijando citas por teléfono con los mismos, pero todos estos intentos han fracasado. La cola será siempre imprescindible mientras haya imperfecciones humanas y funcionarios públicos que pierdan el tiempo planeando vacaciones o conciliando su chequera bancaria en su trabajo. La cola es un patrimonio perpetuo y herencia nacional. La cola es inevitable.


http://bookstore.palibrio.com/Products/SKU-000451175/Sin-trompo-de-poner.aspx

Thursday, December 22, 2011

Wednesday, December 21, 2011

LA NINA TZOTZIL en Memoria de Ramona


El turista se sorprendió cuando tomó la muñeca entre sus manos. Es Ramona, la comandante de los Altos de Chiapas, exclamó. El sabía que lo que tenía entre sus manos era una verdadera obra de arte. Pero, queriendo aún confirmarlo, le preguntó a la niña Tzotzil:
--¿Quién es? Con acierto y firmeza le contestó: --Es Ramona, la comandante de Chiapas. Percibiendo el interés
del marchante, la niña le mostró emocionada su línea de muñecas que ella misma había confeccionado. Las había ordenado sobre la mesa meticulosamente, escalonándolas de izquierda a derecha, según su vestimenta y colores. Al hombre ladino ya no le quedó duda que lo que yacía ante sus ojos era una colección exclusiva. La niña deseaba vender clandestinamente alguna Ramona, sabía que todas estaban prohibidas. Pero alegre le dijo:
--Esta es Ramona en su caballo azabache, y es mi favorita. Este caballo es fuerte, galopa infatigable en las montañas de Chiapas.
--Mira, le decía, mientras la tomaba en su mano y pretendía galopear por el aire en su caballo. Los cascos plateados del caballo destellaban.
--Y, el vestido de Ramona es genuino. No era difícil descubrir su fascinación por Ramona. --Y ésta otra, —continuó diciendo: --Es Ramona con su fusil y enagua negra que evoca el respeto
de cualquiera. Y ésta es Ramona en sandalias con su pelo largo y su huipil de fiesta. Su huipil está bordado en cruz con sapos y rayos de la lluvia. Se tejen en las nubes de las montañas. Y ésta otra es Ramona en la batalla con su batallón invencible. Y mira esta otra, Ajwail, es Ramona enamorada. Esta me encanta. Aquí está Ramona en su ajuar de novia. Y aquí, está otra vez con fusil con el subcomandante Marcos en pasamontañas.
El hombre ladino detuvo su mirada y fijó sus ojos en la última muñeca al final de la mesa.
Ella, dijo, mirándole con una sonrisa en los labios:
--Esta soy yo, con mis trenzas y pelo largo con mi vestido de muchos colores. Traigo mi huipil bordado como ella. Soy Ramona, chiquita.
Luego, pensativa la niña Tzotzil, se la entregó en sus manos para que la mirara y le dijo con convicción y firmeza:
--Pero Ajwail, esta Ramona no está de venta. El hombre ladino se apenó al escucharla. --Niña, dame la muñeca que tu escojas, le dijo. La niña volvió a mirar su colección de muñecas, y al no poder
decidirse por una, le dijo: --Ajwail, tampoco éstas se venden. La niña Tzotzil recogió sus preciosas muñecas; dobló el mantel,
y partió en dirección a su casa.

Paul Paniagua
Sin Trompo de Poner
Copyright 2011


Friday, December 16, 2011

SOIS UN EMBRUJO


No creo que pueda vivir 
en una ciudad sin sus luces
¿Qué Perséfone en pena 
podría beber su agrio silencio 
que arrastra en sus páginas? 
¿Dónde escribe la luna su historia 
que cantan los grillos desgranando sus noches 
aún en su llanto de calles oscuras?
Que sea la  luz de tus ojos 
la piel del granado la que 
desangre el sabor de tus labios 
señalando un camino a su puerta.
Sois el embrujo en mis labios que no puede extinguirse jamás, 
ni aun un segundo.  
Mi barco exhuma en sus siglos sus besos.

Paul Paniagua
HAY UNA SIRENA
Copyright 2011

Thursday, December 8, 2011

SOBRE UñAS


La uña femenina es egocéntrica. Es soberbia. Se compara en atractivo con las otras uñas. La uña de la mano es transparente. Pero puede pintarse con esmalte de colores encendidos y vestírsele de arco iris, catalinas, colibríes, cocodrilos, frutitas, vegetales, o mariposas. Las uñas de las manos femeninas armonizan con las de los pies con sandalias de playa de verano. El terror de las uñas son los dientes incisivos y colmillos. Hay dientes incisivos que en su nerviosismo decapitan colibríes, mutilan lagartijas, y se tragan las frutitas o betabeles. Las muelas trituran sus huesitos. Inclusive, muelen la resaca atrapada debajo de las uñas de las manos. Las uñas de las manos se distinguen más que las de los pies. En las heladas, las uñas de los pies invernan enmascaradas. Al despertar en primavera son irreconocibles. Las uñas de los pies son garfios de tiranosaurio antediluviano. Se transforman en terror. Hay mujeres karatecas peligrosas que las aprovechan en la defensa personal o se valen de ellas para resolver conflictos aun domésticos. Las uñas de los pies están muy lejos de las uñas de las manos. Las uñas de los pies no le temen a los dientes. Las uñas de los pies no se comen con facilidad. Las uñas de los pies son Kung-Fu. Son letales. Las uñas de los pies son cinta negra.

Paul Panigua
Copyright 2011
Sin Trompo de Poner

Friday, December 2, 2011

NAVIDADES




Las navidades llegan con sus brazos abiertos y con sonrisas de encanto. Traen la esperanza bajo ramas de pinos en nieve, que acariciando el ensueño, te cantan con luces, esferas, y listones dorados. Se cubren coquetas de escarcha de coco y claves de piña que exhuman de siglos. Son verdes pinos serenos ataviados de reyes. Son estrellas que traen al recuerdo el establo, magos y coros de ángeles. Navidad son Belenes en halo, paz, mirra y memorias del niño que vino del cielo. Navidad es azoro del alma que en silencio medita el amor tierno de un Padre, quien diera a su Hijo en rescate por todos. Es estrella divina que orienta la noche del barco en su vela. Navidad es ser uno, estar juntos y mirarse a los ojos y entregarse la vida. Es besar, amar, jugar, reír y decirse “te quiero” en familia. Es recibir de mamá chocolate caliente en un sorbo y buñuelos de rizos dorados de miel de sus manos. Navidad es elevar a los cielos nuestras voces en coros y cantos divinos que sofoquen la asfixia del mundo. Navidad son pinos que extienden sus ramas de luces y dones. Es sentir a Jesús en el alma y sabernos amados. Es cortar una rama de un pino de afuera y hacer enramada. Es quedar extasiado de luces y juegos y besos de niños. Es unírsele al mundo en canto de labios que hacen los besos. Es compartir, y ¿por qué no?, abrir los regalos del uno y del otro en ramaje de risas y abrazos. Hay Navidades de paz que calman las noches de guerras e inquietan los verdes pinos del mundo y sus nieves. Navidad es sentir una estrella de luz en el alma.

Paul Paniagua
Sin Trompo de Poner
Copyright 2011

LA COLIFLOR



La coliflor traga lombrices, estudia sus cuevas subterráneas; le atraen las hormigas. Parece un cerebro humano olvidado. Se entierra hasta el cuello en la tierra; asoman sus dos hemisferios. Es comestible, adopta una nueva postura y mira hacia el lado. Le atraen las legumbres y otros repollos; carece de sexto sentido. Sigue enterrada; frunce la frente, nadie la ve. Esconde sus ojos. Es inconspicua.


Paul Paniagua
Sin Trompo de Poner
copyright 2011

Saturday, November 12, 2011

PROGRESO



Nos reduciremos a ser animales en una sola jaula de luz y comernos unos a otros. No habrá más qué hacer en una ciudad incapaz de vivir en su propio respiro. Sus torres de hierro subirán hasta el cielo, quizá, sino es que primero implosionen altivas. No habrá más que hacer sino esperar que el mundo en su angustia termine consumiendo su plancton. Será con un tanque de guerra apuntando hacia el mar. Morirán las ballenas de hambre.



Paul Paniagua

Copyright 2011

Saturday, October 8, 2011

ALEGRIA DE TODOS LOS SANTOS





Las calaveras de dulce de caña se tiñen de  verdes, azules, morados, rojos o colores  pasteles. También, las hay blancas de alfeñique que se visten con cejas moradas o azules y labios de leche de dulce cosidos con hilo de  coco en cruz. ¡Son miles! Están hechas de  huesos de azúcar sabor a vainilla; son mezcla de membrillos, melones y boniatos con higos y arrope y sus  nombres,  escritos  con dulce en la frente en colores chillones. Son seres queridos que ya han partido de casa pero no para siempre. Sus ojos son claves de piña con higos morados y dulce de leche. Sus cabezas son huecas. 
Hay calacas de patas larguísimas que bailan el “Son de la Negra” muy bien  y que saben a trozos de caña. Se comen con una sonrisa de dulce alfajor. La calavera Catrina se pone diademas, encajes de oro, plata y ajuares de novia. Los novios calacas que traen las ofrendas, se casan con ella en altares de muertos. Le ofrecen de ofrenda su atole, coronas, golletes, moles poblanos y flores cempasúchitl que le son aceptables. Se queja su cuerpo esqueleto de novia de ser torturado. Consideran al novio Catrín un caníval por comerle sus dedos del pie, el pulgar, el meñique,  la tibia, el femur, sus costillas, sus manos y vertebras y no admirar su atuendo. La calavera Catrina señala que sólo es venganza lo que se traen  contra ella. El novio disfrazado de muerte le chupa sus huesos. Sale del público. Ella se siente atrapada en aquel hormigueo.  Sonríe despistada. La gente se burla de ella. Nadie le teme. Le duele aquel trato. El novio sigue comiendo cabeza y costillas de  novia con un mole poblano que creía para ella. La novia prefiere escaparse. No le gusta mirarse chupada de besos. Le parece un engaño todo eso.  La vida no vale nada  entre tantos sabores y frutas de dulce y abrazos que parecieran fingidos. Lo piensa, "Aquí estuvo la muerte, y murió de coquillas". No le parece. La muerte no  entiende aquél alboroto; se esconde; se apena; se da en la frente de topes; llora; se pone histérica; y, luego, se ríe sin remedio.  Prefiere el divorcio que estar  desposada  y que todos recorran la geofrafía de sus huesos y le laman su raquítico cuerpo. Ella quiere que  acabe este día de Noviembre de Todos los Santos. Quiere volver a lo suyo y que la tomen en serio. No soporta esta locura de azucar y calabazote en sus  huesos desnudos de caña y vainilla. Le parece un serio agravio, que no piensa pasarlo por alto. Sufre de pancreatitis aguda; odia la diabetes. Todos los Santos buscan  la luz que encienda el camino para ver a los suyos aunque sea un momento. Ella no entiende. La Catrina se encuentra perdida en el mes de Noviembre. Se encienden las velas. ¡Los muertos respiran!

Paul Jr Paniagua
Sin Trompo de Poner 
Copyright 2011

Thursday, October 6, 2011

SOBRE EL MOVER MONTAÑAS






Desde el principio, él siempre quiso mover montañas con su fe. A los cinco años de edad, comenzó a ejercitar su fe intentando mover cucharas, tenedores y canicas; y luego, al llegar a su adolescencia, siguió con trompos y baleros mexicanos, pero nunca tuvo éxito. Después en su madurez, lo intentó con piedras y ladrillos y corrío la misma suerte. Estudió la Torá, la Cábala, el Corán, los Evangelios, y cien filosofías,... pero aún así, no pudo mover nada de ningún lugar alguno. Adonde quiera que iba, intentaba mover una cosa a otro lado, y un lado a otro lado, pues él sabía que con la fe del tamaño de un grano de mostaza podría mover una montaña. Así lo había entendido él.

En realidad él siempre quiso traer el Everest del Himalaya al desierto de Mojave en Califoria y asi acabar con aquel infierno donde vivía. Ejercitaba su fe haciendo lagartijas, poniéndose en cuclillas, meditando tarde y noche con el propósito único de aumentarla. Cerraba sus ojos y simulaba con sus manos el levantar las más altísimas cordilleras en el Himalaya transportándolas por los cielos sin causar una tragedia o terremoto alguno en el intento. Recorría la cortina de su cuarto en su casa para ver si aquel intento funcionaba. Abría sus ojos una y otra vez en la espera de aquel collado eterno y nada, todo seguía alIí donde mismo y como siempre. Después de sus inútiles esfuerzos, nunca aprendió a mover montañas aunque quiso hacerlo siempre.

Como último recurso se inscribió en la primer iglesia que le prometió aumentar su fe del tamaño de una roca. Nunca sucedió tal cosa. Ni nadie movió jamás ni aún un pequeño cerro, según el estudio minucioso que se hizo. En vista de aquel fracaso, pospuso aquella hazaña y optó mejor por extender su unidad de aire acondicionado en su amplia casa y recoger a todo niño huérfano que encontraba por las calles para salvarle de aquel infierno en el desierto. Luego, fundó una clínica para adictos quienes se habían dado por vencidos y buscaban suicidarse. Dedicó el resto de su vida a abrir hospitales y orfanatos. Inclusive, rescató jirafas y culebras. Salvó una vida aquí, otra allá, un hogar aquí, otro allá, el resto de sus días. La gente empezó a buscarlo, dejando todo por seguirlo. Ésta bajaba de los cerros y collados; aldeas, pueblos y aun ciudades enteras se levantaban en su búsqueda.

Él nunca movió montañas, fueron ellas quien se movieron por sí solas. La gente le amó por tener fe del tamaño que haya sido. Todo pasó sin que se diera él cuenta; entregado, haciendo el bien a su manera. Jamás pensó que las montañas tuvieran pies y manos, y que caminaran de pueblo en pueblo con orejas sonriendo. Tampoco pensó que la gente fuera a robarle el corazón, sirviendo y amando al desposeído. Las montañas infinitas lo rodearon.


Paul Paniagua
Sin Trompo de Poner
Copyright 2011


Monday, October 3, 2011

TE CANTARÉ EN FENICIO




Tendré que vivir en Fenicia,
entre fenicios, garabatear
mis propios poemas en la red; nadar

de dorso sobre mares, saborear

sus mismos templos, respirar

la lluvia de mis viajes
en azul mediterráneo; remar
de noche cada día hasta el cielo infinito, recordar
los versos que tus labios pronunciaron en mi nombre,
buscarte allí entre fenicias.
Te encontré escuchando mis palabras.
Bailarán mis versos en exilio, dirán
lo que nunca debieron de haber callado a tu oído.  
No se venderán en negras noches sobre calles.
Para ser preciso, llevarán
tu nombre para siempre. Tendrán 
mis versos los  matices de tu rostro y tu mirada;
serán versos solo para ti.

Que otros zarpen a otros lados, que
habiten otros tiempos, que
busquen otras formas de escribir
el mismo trabalenguas;
no me importa.
Envejeceré así, alegre, pensando en ti.
Buscaré encontrarte en alguno de mis viajes.
Sembraré por ti quinientas toneladas de almendros,
los echaré al Edén para que broten siempre libres por tu nombre.
No encontrarás papel en la basura con mis versos; envejeceré
como decía, alegre en primavera.
Seré exacto,
te cantaré en fenicio cada mañana.

Thursday, September 29, 2011

EL VAGABUNDO




Encontrándose cansado después de andar errante por varios miles de años; decidió, detenerse en un oasis. Se acostó en una hamaca libre bajo la sombra de una palmera; se tomó un coco, y comió algunos dátiles. Ya no quería ser despreciado más por los habitantes de esta tierra; ni menos, ser señalado como la oveja  negra que parecía  haber sido en el  principio de los tiempos. Aquel fratricidio fue el resultado de codiciar las  ovejas de su hermano Abel, y aquel bochorno, el del rechazo de su ofrenda: todas, razones del castigo eterno impuesto. Empezaba a entenderlo así, después  de algunos siglos de estudiarlo. Se le acercó un hombre que con acierto le identificó como Caín, el vagabundo. Caín trató de ocultar su marca al solo verle.
--No la pasas mal como algunos piensan, dijo al verlo columpiarse sobre aquella hamaca, mientras se impulsaba con el pie. Caín se levantó al instante y le degolló sin titubear. Luego, volvió a acostarse sobre la hamaca ensimismado pensando en la injusticia y severidad de aquel castigo impuesto contra él. Pronto, la sangre de aquella otra víctima reclamó justicia a los cielos. El de arriba alarmado, confirmó aquel previo castigo eterno impuesto como justo.


Paul Jr Paniagua
Copyright 2011
Sin Trompo de Poner

Sunday, September 25, 2011

QUE SEA DEL RELAMPAGO


                                           

Cuando el monstruo camina
el desierto en el cactus,
lo lleva grabado a su piel.

Exhibe en su cuerpo de cruces
el  color del delirio y los golpes,
lo lleva quemado en su carne:
El rojo escarlata encendido en las llamas,
El  carbón en su espalda,
el amarillo, delinea su crepúsculo.

Va con el trote tranquilo
desgranando el color del carmín.
Es el fulgor herido de un sol
que rehúsa relamer la sed de sus aguas.

¿Qué espejismo aquí no es real?
Es su oasis  vestigio de huesos
de alas heridas y monstruos
prehistóricos.

El dragón con sombrilla
sorbe el agua de coco con una pajilla
nadando de dorso hacia el Norte,
saca su lengua de un látigo zorro,
sigue adelante.

Veloz,
se bebe el sol en las rocas.
Su dorso invoca el Haikú japonés
de un vampiro con signos egipcios.

Nada,
que sea el padre  fantasma
de todos los saurios
el que duerma en sarcófago de oro.

¿Brotar  del instante?
No sé como lo haga.
Quizás ruja su cuerpo bruñido de sol
y su  embrujo de andar las arenas
en tus ojos de almíbar con una esperanza.

¿Será un mártir que bebe el veneno mortal
que  su imagen arrastra
en silencio en  su sombra de noche?
¿Tendrá un destino?

¡Que no sea de menos,
que nos cubra su sombra!
¡Que ande atrevido,
soberbio, de lengua bífida víbora!

¡Que sea del relámpago!
¡Que avance invencible
en el sol y la noche!

Que reme en la arena
el Monstruo de Gila!

¡Que sea el terror
de los ojos olivos
sin mar y sin barco!

¡No habrá cercos tan altos
que el no derribe!

¡Que nade en la arena
y trague escorpiones!

Paul Jr. Paniagua
Sin Trompo de Poner
Copyright 2010

Thursday, September 22, 2011

AL NATURAL



Su belleza era como el encanto de una noche hermosa. Susana lo sabía. Sus pasos firmes denotaban convicción en su carácter. Salía feliz. Se vestía con gracia y esmero; su maquillaje fino. Sus zapatillas plateadas de tacón de aguja  y aquel vestido azul oscuro y collar de perlas blancas sobre su cuerpo de mujer, resaltaban con el brillo de la luna. Sus intensos ojos negros cautivaban la misma noche. Era hermosamente bella. Su fragancia distintiva: el  jazmín. La hora de salir llegó. Sacó del guardajoyas un precioso arete impar. Buscó su compañero  entre las muchas otras perlas, esmeraldas y diamantes. No encontró el otro arete para acompañarlo en ningún otro  guardajoyas. Se hizo tarde. No importó. Se miró en el espejo traspasándolo, y armándose de valor en ese invierno frío, sacó desnudas, a paso firme, sus orejas a la iglesia de San Carlos. 

Wednesday, September 21, 2011

PRESIENTO PERDERME EN TUS OJOS



Presiento un abismo

en tus labios

Presiento

un dragón escarlata

que dibuja

en su fuego 

tus besos



¿Será ese ser mitológico

quién reviva esta llama sin fe

que perece en el viento y

que aún gime en su pecho

por ti?



Presiento recuerdos en mí

que la historia ha callado

Recuerdos que tú calcinaste

aquél mes  en diciembre
en la lluvia

Remaré
en el líquido  azul de tus  ojos
Desgranando el sabor de tus labios
Aún en mi boca

No quiero
enfrentar tu mirada
Falto de amor
Aunque ahora me busques

No
Presiento
un embrujo en tus besos
¿Incinerarás el mar de Fenicia que
brota en mi pecho
otra vez?

No habrá un misterio
que tus alas no expongan
en cada aleteo por tus besos

Presiento que
en todos los puertos del cielo
habrá un calvario
que tus labios
no expíen jamás

Puedo remar
hasta el  fin
Es  un viaje
que se bruñe infinito

Presiento
en los rayos de un sol
extinguirse  un amor
en  su fuego
que no quiere morir

No quiero
Perderme en tus ojos
desnudo de amor
No lo quiero

Presiento
Perderme en tus besos
Será inevitable


Paul Jr Paniagua
Copyright 2011
Sin Trompo de Poner