SIN TROMPO DE PONER

SIN TROMPO DE PONER
COMPRA TU LIBRO AQUI PULSA
Loading...

OJOS LLENOS DE ABRIL

OJOS LLENOS DE ABRIL
PULSA LA IMAGEN PARA COMPRAR

SIN TROMPO DE PONER


"Los escritos de Paul Paniagua subliman el espíritu, conquistan la alegría, y nos hacen ver la vida con humor y optimismo... Desde el título, Paul Paniagua nos penetra en un espacio lúdico, inspirado en los juegos de trompos. Para el autor, el texto es una métafora de la vida.Es un liSbro original que atrapa al lector.. Estos textos hiperbreves no se pueden leer con el ceño fruncido, sino una una amplia sonrisa. " Dra. Mara L. García BYU

"Mis textos descubren el misterio de la vida, las cosas, y aún hasta en una toalla vieja o inodoro cualquiera, se desenmascara la ocasión de reír y llorar. Espero que mis textos enseñen a enfrentar la vida sin miedo; no hay razón para no ser feliz en ella. No hay excusa para no serlo ni trompo de poner alguno que tenga que pagar por nuestras culpas". Paul Jr Paniagua


SIN TROMPO DE PONER



EL INODORO


El inodoro irrumpe en protesta. Se estremece de llanto. No acepta su terrible destino. Solloza. Traga de todo. Anticipa saldar cualquier cuenta pendiente. No se da por vencido. Sufre acoso moral. Le resulta absurdo contemplar el suicidio. No se acobarda. Sigue de pie resoluto.


Friday, September 2, 2011

PALABRA DE HONOR



by Paul Jr Paniagua on Friday, July 22, 2011 at 8:57pm

Un hombre extraño de aspecto desaliñado y habla vulgar llegó al puesto de flautas de Doña Graciela buscando hallar a su esposo.
--¿Aquí trabaja el señor Sanchez del mismo pueblo de Arteaga, Michoacán?, preguntó el guerrillero. Su esposa le respondió diciéndole que sí. Le seguió otra pregunta, ahora de parte de ella: ¿Y para qué es bueno?
--Para nada señora, lo vengo a matar hoy mismo.
Su esposa casi desmaya ante tan seria amenaza de muerte. Graciela le mandó a buscar con urgencia en el mercado vecino. Llegando su esposo al mostrador del negocio le dijo: " Pablo aquí está este hombre que dice que te viene a matar hoy".
Aquel hombre al solo verle a los ojos se echó para atrás diciendo que aquello sería otro día, pues tenía otro asunto pendiente. Su esposa, molesta, rechazó aquella excusa diciendo que él ya había dicho que hoy lo mataba, y que serîa ese día, y ningun otro más. Le acusó de ser un viejo cobarde, rajón, poco hombre, y de poca palabra. El señor Sanchez aprovechó el desconcierto; abogó por sí mismo y le dijo a su mujer: "Graciela pero me está dando un día más de vida. Déjalo que se vaya en paz. En lo que ne concierne todo está bien".
-- ¡No! El dijo que te iba a matar este dìa y ahora lo hace, viejo rajón. Solo eso faltaba, ahora nos cumple. Pues que está pensando, que puede hablar por hablar y amenazar a cualquiera.
--Pero, Graciela te digo que me está dando un día más de vida. Mira, es todo un día de ventaja.
--¡No! Aqui vamos todos parejos o yo mismo lo despacho al infierno. Graciela sacó su escopeta que escondía debajo de la enagua y le apuntó directo entre ceja.. Al instante, el hombre desaliñado cayó desplomado al suelo del susto.
--Graciela, te dije que toda estaba bien.
--Claro, ahora sí que lo está, le dijo.
Tomó la escopeta y la guardó donde siempre.

Paul Jr Paniagua
Copyright 2011
Del libro por salir
Sin Trompo de Poner

No comments:

Post a Comment